The Last Campfire Review: un paso a la vez

0
(0)

No hay un tema singular en los rompecabezas de The Last Campfire. De hecho, ni siquiera hay espacios diferenciados donde existan acertijos. En cambio, la totalidad de esta pintoresca aventura de rompecabezas es solo un rompecabezas construido sobre otro. Sin embargo, a pesar de esto, The Last Campfire no es simplemente un acertijo tras otro. Es una historia conmovedora sobre cómo ayudar a los demás mientras encuentra su camino y, a veces, aceptar que no todos los que parecen estar listos para seguir adelante necesitan un empujón en esa dirección.

Juegas como Ember, una pequeña figura encapuchada perdida en un mundo entre mundos. Después de alguna desgracia, te encuentras completamente fuera de tu camino previsto, buscando un camino de regreso a las puertas que tan frustrantemente te dejaron atrás. A lo largo de tu viaje hay un puñado de fogatas, cada una situada en el centro de biomas distintos que albergan a muchos otros personajes que necesitan tu ayuda. Estas almas igualmente perdidas, conocidas como Desamparadas, han abandonado la esperanza de salir de este mundo, y requieren que las ayudes a superar los miedos y dudas que las retengan.

Cada uno se manifiesta como un rompecabezas del tamaño de un bocado con su propio tema distintivo. Algunos acertijos implican mover un objeto a través de un nivel hacia un interruptor con peso, navegar por abismos y elevadores de poleas. Otros le asignan la tarea de mantener una pequeña llama encendida a través de un laberinto lleno de peligros generadores de viento o girar un bloque lógicamente para encender las linternas cercanas sin apagar la llama. La gran variedad de rompecabezas es impresionante, al igual que su diseño inteligente, que hace que la premisa de cada uno sea fácil de entender. Ninguno de los acertijos de The Last Campfire son acertijos que te devan el cerebro, pero cada uno aún logra despertar una sensación de logro en su solución.

Imagen de la galería 1Imagen de la galería 2Imagen de la galería 3Imagen de la galería 4Imagen de la galería 5Imagen de la galería 6Imagen de la galería 7Imagen de la galería 8Imagen de la galería 9Imagen de la galería 10

Los temas de los acertijos también reflejan los problemas de los personajes que los albergan, y cada habitación oscura de los acertijos aparece como un vistazo a su mente. Estas pequeñas historias se desarrollan a medida que avanza con su solución, con la narración de estilo folclórico que proporciona un contexto intrigante para cada una de sus acciones. Por ejemplo, un robot oxidado que una vez estalló con imaginación ha visto disminuida su chispa creativa, con el rompecabezas guiándote hacia esta pequeña chispa y ayudando a reavivarla en una llama rugiente una vez más. En otro, los pensamientos de un Desamparado lleno de ansiedad se manifiestan como un laberinto retorcido de tuberías incompletas, que te pide que encuentres un camino claro a través de la confusión. Incluso con la gran cantidad de historias, me sentí obligado por cada una de ellas, aunque su brevedad me dejó deseando tener la oportunidad de explorar más a fondo cada personaje.

The Last Campfire también muestra cierta moderación, con numerosos personajes que rechazan la ayuda de Ember. Su mensaje no es tanto que cada problema tiene una solución, sino más bien que las soluciones en sí deben estar bien pensadas antes de intentarlas. Algunos de los personajes de The Last Campfire no están en una etapa en la que estén listos para aceptar la ayuda de Ember, y es conmovedor que el juego enmarque esto de manera aceptable.

Cada uno de los pequeños centros que albergan a estos personajes y sus historias es una sala de rompecabezas en sí misma, que presenta problemas más intrincados para resolver. Algunos de estos rompecabezas se desarrollan como un juego de aventuras, en el que tienes que buscar elementos específicos para resolver problemas, como sobornar a una rana gigante con un gusano grande y jugoso para que te ofrezca un pasaje a una nueva área. A pesar de tener lugar en un área más grande, las soluciones a estos acertijos siguen siendo relativamente sencillas, con sugerencias útiles que lo guiarán hacia las soluciones si se queda atascado. Las sugerencias no arruinan por completo la diversión de llegar a la solución usted mismo, pero lo ayudarán a apuntar en la dirección correcta si ha recorrido el área y simplemente se perdió un camino engañosamente oscurecido.

Otros rompecabezas son más complejos en su presentación y son algunos de los mejores que The Last Campfire tiene para ofrecer. Un laberinto de bosque neblinoso se destaca aquí, similar en estructura a la que se encuentra en The Legend of Zelda: Link’s Awakening pero con su propia mecánica distintivamente memorable. En lugar de memorizar el camino correcto a través de una serie de puertas nebulosas, debes aventurarte a través de ellas en busca de piezas pertenecientes a un mapa de piedra central. Con el descubrimiento de cada nueva pieza, puede manipular las rutas de las puertas a su alrededor, trazando caminos hacia nuevas áreas que antes eran inaccesibles. Pero al igual que sus rompecabezas más pequeños y autónomos, The Last Campfire equilibra su dificultad con estos rompecabezas de mayor escala con destreza, desafiándote suavemente pero siendo siempre claro con los objetivos de cada rompecabezas y los medios con los que puedes resolverlos.

No se proporcionan subtítulos
Imagen de la galería 1Imagen de la galería 2Imagen de la galería 3Imagen de la galería 4Imagen de la galería 5Imagen de la galería 6Imagen de la galería 7Imagen de la galería 8Imagen de la galería 9Imagen de la galería 10

Explorar cada uno de estos biomas también es un placer gracias a la paleta de colores brillantes de The Last Campfire y al diseño del mundo caprichoso. Sus personajes van desde encantadores hasta aterradores, con un cocinero acogedor que prepara un delicioso guiso sobre un gran caldero negro en contraste con un pájaro imponente sobre un trono de piedra fría que lo empuja a dejar de lado su aventura. Es fácil quedar absorto en el misterioso mundo de The Last Campfire, pero los problemas de rendimiento a veces rompen su hechizo. En Nintendo Switch, la velocidad de fotogramas a menudo se detenía casi por completo al hacer la transición entre el mundo más grande y los rompecabezas autónomos, mientras que inexplicablemente se arrastraba mientras atravesaba áreas pequeñas y vacías. No es prohibitivo para el juego de ritmo más lento, pero era lo suficientemente frecuente como para ser bastante molesto.

Pero cuando The Last Campfire cautiva, lo que sucede con tanta frecuencia, es difícil no hundirse en su ritmo alegre y su satisfactoria resolución de acertijos. Nunca excede su bienvenida ni extiende las ideas de rompecabezas más allá de sus límites, dejando que cada uno deje una impresión a pesar de su brevedad. La narrativa de The Last Campfire contextualiza cada uno de estos con pequeñas anécdotas, dejando que tu imaginación llene los espacios en blanco de su mundo entre mundos como telón de fondo de sus coloridas imágenes. Es una experiencia agradable y relajante constante.

¿Fué de utilidad esta información? Puntuanos, nos ayuda a mejorar

¡Haz clic en una estrella para votar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Leave a comment

PCjuegos © 2020. Todos los derechos reservados.

Sobre Nosotros

Aquí en PCjuegos escribimos sobre todo lo relacionado con juegos de PC, incluidas noticias, características, guías, reviews y más. Cubrimos todo lo que creemos que es interesante para los jugadores de PC: grandes o pequeños, antiguos o nuevos. Con un equipo editorial numeroso y dedicado, siempre buscamos mejorar el sitio y nuestra cobertura para nuestra audiencia.